El cardenal Cañizares visita la Ciudad de la Esperanza de Aldaia para impulsar su labor a favor de personas sin hogar y en riesgo de exclusión

  • Coincidiendo con el 7º aniversario de la nueva andadura de CIDES, con el padre Vicente Aparicio como presidente-director

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha visitado hoy la Ciudad de la Esperanza de Aldaia (CIDES), que acoge actualmente a 130 personas sin hogar y en riesgo de exclusión social, para impulsar la labor que desarrolla esta entidad, coincidiendo también con el 7º aniversario de su “nueva andadura” con el padre Vicente Aparicio como presidente-director.

Así, el Cardenal ha sido recibido por la Junta directiva de CIDES y el comité técnico, que han explicado las actividades desarrolladas durante el último año, y todos juntos han compartido una comida fraterna, cumpliendo las medidas de seguridad sanitarias establecidas.

La Ciudad de la Esperanza (CIDES) permanece plenamente operativa en Aldaia (Valencia)  y ofrece 190 plazas para personas sin hogar y en riesgo de exclusión social, actualmente procedentes de 35 países diferentes. 

El centro mantiene la atención a sus usuarios, con edades entre los 18 y 50 años con los servicios de desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena, según ha indicado el sacerdote Vicente Aparicio.  

Precisamente, una de las novedades que incorporó CIDES en su nueva etapa, que comenzó hace ahora siete años, es la atención de jóvenes procedentes de la calle, no sólo personas mayores, con estancias temporales, no siempre fijas, atendiendo a sus necesidades. 

Igualmente, en este tiempo se ha incorporado más personal técnico y de apoyo, y más profesionales en el equipo, como psicólogos, para ofrecer una atención integral, “promoviendo mejoras a todos los niveles, tanto en el plano económico, formativo como en las infraestructuras”, añade su director.

Los usuarios viven en bungalows de 4 a 6 personas con una sala de estar común donde hay televisores y además también disponen de servicio Wifi “para que puedan estar conectados con el exterior y se sientan cómodos, seguros y dignamente tratados”, ha añadido. 

Vicente Aparicio explica que no se pide ningún tipo de credencial religiosa a los usuarios. “Evidentemente es un centro cristiano católico pero muy abierto tanto culturalmente como religiosamente a todas las tendencias religiosas, lo único que se pide es respeto”. 

Ante la situación de emergencia sanitaria actual el centro está cumpliendo con todas las medidas preventivas establecidas por las autoridades.

Entre otras medidas aplicadas, tanto en el comedor como en el resto de instalaciones “se mantiene la distancia de seguridad de un metro y medio mínimo, y diferentes turnos. Respecto a las clases de informática, alfabetización y español “se siguen realizando con todas las medidas de seguridad pero sigue cerrado el gimnasio y están canceladas las actividades deportivas en grupo».

La Ciudad de la Esperanza, CIDES, es una asociación benéfico-social sin ánimo de lucro de la Iglesia en Valencia, declarada de utilidad pública, que cuenta con la colaboración de Cáritas Diocesana de Valencia y el Arzobispado. Así, “es una entidad en la archidiócesis de Valencia que siempre ha contado y cuenta con el especial afecto, apoyo y cariño de nuestro Arzobispo, el cardenal Cañizares”, asegura Aparicio.

Esta asociación benéfica-social sin ánimo de lucro, antiguo Hogar Social Juvenil (HOSOJU) fundado en Aldaia en 1969, cambió de denominación y presidencia en junio de 2014.

Fotografías: Alberto Sáiz 

Totes les noticies de la Archidiócesis de València en este especial
Comparteix la notícia...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *