Riba-roja concede una subvención de 3.350 € a cada comisión fallera

Esta subvención es para compensar la suspensión del acto de la entrega de premios

  • El pleno municipal reconoce por unanimidad la labor de los artistas falleros

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha concedido una subvención de 3.350 euros a cada una de las seis comisiones falleras existentes en la localidad como compensación por la suspensión del acto de entrega de premios que tenía lugar durante las fiestas josefinas y que este año no se ha podido celebrar como consecuencia del Estado de Alarma por el coronavirus.

El consistorio pretende, de esta forma, contribuir al sostenimiento de la fiesta fallera con una subvención que recibirán las comisiones locales de las fallas de l’Harmonia, El Túria, La Unió, La Pau, L’Amistat y falla Constitució. Todas ellas recibirán los citados 3.350 euros de forma individual con el objetivo de compensar la anulación de la edición de las fallas de este año.

Además, cabe destacar que un empresario ha cedido una nave de su propiedad situada en el polígono industrial de l’Oliveral para que las citadas seis comisiones falleras puedan almacenar en ellas los monumentos falleros que, derivados de la citada anulación, no han podido ser expuestos, primeramente, y a continuación quemados en la conocida Nit de la Cremà.

Paralelamente, el pleno del Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado por unanimidad de todos sus grupos políticos una moción conjunta en la que reclaman un reconocimiento de la labor de los artistas falleros y de las empresas que se dedican a este sector al tiempo que han reclamado de las instituciones públicas una línea de ayudas económicas que ayuden a paliar las dificultades por las que atraviesa el sector.

La moción municipal de Riba-roja de Túria está firmada por todos los partidos con representación en el pleno como el PSPV, el Partido Popular, Ciudadanos, Compromís, L’Esquerra, Podemos Riba-roja Puede y Vox y en ella se expresan los problemas que padecen actualmente los trabajadores que viven del sector de las fallas y que este año, tras muchas décadas, se quedaron sin plantar a causa del coronavirus.

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria es el primer municipio valenciano en adherirse a la sesión que tuvo lugar el pasado 15 de julio en el Parlamento valenciano en el que se leyó la Declaración Institucional de apoyo al colectivo de artistas falleros y foguerers de toda la Comunitat Valenciana. “Este colectivo padece una crisis desde hace más de 20 años y que con el Covid-19 ha sido más castigado, ya que han cerrado talleres y han acabado con la mano especializada”, se afirma en la moción aprobada.

Los partidos firmantes añaden que la crisis del sector se extiende al ámbito local ya que “tenemos muchas empresas y comercios que es dedican directa o indirectamente y podrían verse afectados, nuestras fallas podrían ver cada vez más difícil la contratación de sus monumentos si disminuye el número de artistas y nuestras tradiciones también podrían sufrir estas consecuencias”.

La moción destaca la importancia de los artistas falleros en la economía circular ya que sin ellos “no existiría” ya que la misma “repercute en muchas empresas y comercios producida alrededor de estas creaciones artísticas”, sin olvidar que las fallas están calificadas actualmente como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, para lo que enfatizan que “debemos cuidar y cultivar el oficio y todo aquellos que destaca en nuestra cultura propia”.

El texto aprobado por las formaciones políticas afirma que en el ámbito de Riba-roja “todas nuestras fallas y la Junta Local Fallera junto a la Federación de Gremios de Artistas Falleros nos han hecho llegar, a través de reuniones de trabajo, su inquietud y su preocupación por este sector económico y todas sus reivindicaciones, con lo cual ahora nos reclaman nuestro apoyo”.

La moción reclama a la Generalitat que reconozca el oficio de artista fallero, solicita de todas las administraciones públicas la articulación urgente de ayudas, subvenciones y líneas de crédito para evitar el cierre de los talleres falleros y, por último, se propone la creación de un grupo de trabajo entre todas las diferentes administraciones para articular acciones que alivien la resolución de los problemas y las situaciones “de una industria que tiene una gran repercusión económica”.

El escrito concluye su exposición instando a las administraciones públicas del Estado, de la Comunitat Valenciana y del ámbito europeo y mundial como el caso de la Unesco a colaborar de manera activa en las ayudas, de forma que este Patrimonio Inmaterial de la Humanidad sea protegido con la finalidad de seguir aportando la cultura y la tradición alrededor del mundo. 

Ayuntamiento de Riba-roja del Túria

 
Comparteix la notícia...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *